divendres, 3 de juliol de 2009

1. Camps aduce la importancia de la población en edad escolar como criterio para inclinar de un lado u otro la balanza de la financiación. Resulta cuanto menos curioso. Será -digo yo- para pagar los salarios de los profesores bilingües de EpC, porque lo que son los enseñantes de la Escuela Oficial de Idiomas (EOI), lo tienen claro: A partir del curso que viene, el Ayuntamiento pretende imponer un mínimo de 15 alumnos para poder formar grupo en la EOI, lo que supone que bastantes idiomas (Portugués, ruso, o finlandés) se quedarán presumiblemente sin docencia. O lo que es lo mismo, una docenilla de profes a la cola del paro, y un centenar de personas sin estudiar el idioma que les apetece.

Eso es lo que yo entiendo por valorar la educación. El conseller Alejandro Font de Mora puede estar satisfecho.


2. En otro orden de cosas, cada día me río más. Primero, al leer La Razón, y luego al emprenderla con El Levante. Ojo, que este segundo me parece de calle mucho más imparcial, o, si no eso, bastante más afín a mis ideas. Es impresionante (y muy divertido) comprobar las diferencias en el trato de la información. Pero lo que he sacado de leer El mercantil valenciano cada día son las fantásticas piezas deVíctor Romero. Me gusta tanto como escribe que probablemente le acabe entrevistando antes de que termine el verano, quién sabe para qué.


3. Tardo 15 minutos caminando en llegar hasta mi trabajo. Cada día hago al menos una pieza (hoy, un par y unas llamadas), y luego puedo locutar 4 líneas -de media. Nuestro informativo es en realidad un boletín que dura 10 minutos. Al final, siempre cortan las noticias sobre la marcha, pero da gusto ver cómo funciona una redacción por dentro, e intuyo que aprenderé bastante a lo largo de estos tres meses. Y encima me pagan los taxis.


=P

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada