diumenge, 12 de juliol de 2009

Cada mañana, al llegar a la radio, dedico entre una hora y una hroa y media a repasar los periódicos que hay en la redacción (como buena filial del grupo Planeta, los que más llegan son, por este orden, La Razón, Las Provincias, El mundo y, con un único y lastimero ejemplar, El Levante y El País. )

Es realmente divertido ver cómo enfoca cada diario las cosas, aunque no lo es tanto tener una clase política vergonzosa, pero qué le vamos a hacer. Cuando me doy cuenta de que cada vez hay más columnas de El País dedicadas al circo de Camps y compañía, reflexiono y me digo que quizás no sea tan normal como parecen aquí todos esos despropósitos, que a lo mejor al saltar a la palestra la cosa cambia un poco. Aunque no nos engañemos, tampoco lo pienso con demasiada fe.

Y cada día me pongo más nerviosa antes de locutar, y me atropello y me lío más. Un derecho laboral de los periodistas debería poder ser revisar la prensa desayunando en una terraza en lugar de en el centro de trabajo, Cundiría mucho más, a mi entender.

El lunes llega mi "nueva" jefa, la chica que sustituye al jefe de informativos por vacaciones. Me da un poco de miedo

Ahora me voy a la playa, vivan los domingos.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada