dijous, 10 de setembre de 2009

Les Correspondances

Un redactor de la SER en Valencia está estudiando "otra cosa" para poder dejárselo. Una redactora de un diario de ámbito estatal -aunque ciertamente de derechas- se presenta compulsivamente a unas prestigiosas becas de comercio exterior para poder irse al extranjero y encima cobrar bien. Otra compañera de ese mismo diario fundó hace dos días su primera empresa. Claro que el capital de la familia siempre ayuda, y si uno echa una ojeada por redacciones varias se dará cuenta de que un número importante de trabajadores de menos de 30 años no necesita el sueldo para vivir o no vive exclusivamente de él .

Sumémosle un ejercicio del periodismo basado en ruedas de prensa y mi condición de Becaria Aparcada™.
Yo cada vez estoy más pesimista con esta profesión. Los niños bien de letras se apuntan a Periodismo, o a Derecho, o a Humanidades. Yo lo intenté con las tres, pero sé que lo que me apasiona en el fondo es abrir un libro, Los girasoles ciegos, por ejemplo, y encontrar lo siguiente:

"Primera derrota: 1939
o
Si el corazón pensara dejaría de latir"


Leer eso y tener la fulminante certeza de que es un homenaje, o una traducción distinta, de la frase que aparece en las primeras páginas del Libro del Desasosiego: "El corazón, si pudiera pensar, se pararía". Un libro que no abro hace más de un año y que slamente he leído a trozos. Yo es que siempre he sido más del estado contemplativo.



Poco más, en breve nos cruzamos por los pasillos de Ca L'Aranyo.



Alba

3 comentaris:

  1. Sigue leyendo, compartiendo y emocionándote con lo que escriben otros, que eso (nos) alimenta el alma. Respecto a la profesión, ánimo, danos un par o tres de años más, antes de rendirnos. Ni siquiera hemos empezado, como quien dice. Wait a little. Every little thing gonna be all right, baby. (I hope so)

    ResponElimina
  2. Alba, la próxima semana te invito un café en el bar d la Pompeu y en vez de azucar, le echaremos una buena dosis de OPTIMISMO!!!

    ResponElimina