dilluns, 18 de maig de 2009

Benedetti

El refranero dice aquello de "las desgracias nunca vienen solas". Algunas personas defienden terorías según las cuales los accidentes de avión se dan en ciclos de tres, periódicamente. Como eso sea aplicable a los poetas, podemos echarnos a temblar. Deben estar inquietos y nerviosos en sus casas Bob Dylan, Leonard Cohen... y seguro que algún hispanohablante de cuyo nombre no me logro acordar.

Los homenajes han cambiado. La gente ya no va a dejar flores a ningún sitio. Copan el facebook de poemas o vídeos de los laureados póstumos. En parte, de este modo se pierde -además del esfuerzo que requiere cualquier desplazamiento- un sentimiento colectivo de agradecimiento.

2 comentaris:

  1. Que cafre, Alba, me das miedo, nombrando a Dylan y Cohen. ¿Y si... se cumple? (OMG)

    Respecto a las flores en homenaje... Tú y yo hemos dejado rosas a la orilla del Mediterráneo, ¿no? Pues eso ;o) Benedetti merecía eso y mucho más.

    ResponElimina
  2. Qué poeta estás hecha, Alba. Casi se me saltan las lagrimillas... El mundo (y no me refiero sólo al tuyo) necesita más gente como tú :-)

    ResponElimina